Entrevista a nuestro recordado compañero, cuando se retiró del arbitraje activo,  publicada en El Diario de la Costa del Sol

El adiós de un buen arbitro modesto

Antonio Rojas Moreno, 20 años por los campos de futbol

» Por arbitrar un partido deje a mi mujer a punto de dar a luz «

Antonio Rojas Moreno,otro malagueño, fue homenajeado por los compañeros del colegio en el restaurante «La Alegría», al retirarse del arbitraje por cumplir la edad reglamentaria. Y que mejor despedirse que pitando por última vez en el terreno de juego. A Las ocho y media de la tarde de ayer, Antonio Rojas, auxiliado en las bandas por Navarrete Antiñolo – ex-árbitro de primera división- y por González Torres – actual delegado del colegio de Málaga-, dirigió el encuentro que disputaron en el anexo de » la rosaleda», los árbitros casados y los solteros.

Nuestro personaje de hoy es noticia por dos cosas: por su despedida y por todo lo que nos tiene que contar de los veinte años que ha estado en activo.

-Antonio, mucho tiempo en el arbitraje, ¿desde cuándo realmente?

-Creo que empecé sobre el año sesenta y tres. Ingrese con dieciocho años, después de abandonar la práctica del futbol, porque mi verdadera vocación estaba en el arbitraje. Por aquel entonces era delegado del colegio, aquí en Málaga , don Ricardo de la Torre Martos y el presidente nacional era Pardo Hidalgo.

-Como jugador, ¿a qué clubes perteneciste?

-A muchos, pero cuando jugaba en tercera división estuve en el  puerto real , Sevilla , atlético y  otros. Últimamente, antes de colgar las botas de jugador y enfundarme en el conocido equipo de Málaga. «Fecha negra», que presidia rodríguez, hermano del célebre «mangui».

Antonio va sacando los recuerdos que tenía en el  baúl y nos habla con cierto aire de nostalgia.

-¿Qué cobrabas entonces?

-¡Uf! cincuenta pesetas y  teníamos que dar veinte por ciento al colegio y una aportación económica todos los meses para pagar una máquina de escribir que adquirimos para el mismo, me parece que tardamos unos diez años en abonarla.

-¿Existían las agresiones a los árbitros?

-Bueno, con los árbitros siempre ha habido descontento por unos u otros, pero antes existía mas respeto a la figura del colegiado que hoy en día.

-¿Qué encuentros más importantes has arbitrado?

-Un Algeciras-Betis en «El mirador», hará unos diez años. Como juez de línea han sido varios , quizás un Barcelona-Español, por aquello de la rivalidad, que pitó Navarrete Antiñolo y el otro compañero en la banda fue Villena Peña, hoy en segunda división.

-¿En qué campo te has sentido más a gusto?

-En muchísimos, en  «Nou Camp» ,»Atocha» ,»San Mamés» , donde existen unos excelentes aficionados que entienden de futbol.

-¿Qué arbitro ha sido tu preferido?

– De los de antaño , Juanito Gardeazabal , y de los recientes, Emilio Guruceta, García de Loza… o Martin Navarrete , ¿por qué no?

-¿Te han agredido alguna vez?

-Me han dado empujones, pataditas… pero nada grave.

-¿Has estado alguna vez recusado?

-No, nunca y siempre he sacado puntuación máxima en el arbitraje en el colegio de Sevilla, me he defendido bien.

– ¿Con que delegado del colegio malagueño te has llevado mejor?

-Con los tres que he tenido. Tanto Ricardo Latorre, como Juan Garrido y el actual, González Torres, me he llevado estupendamente bien con ellos. Con los dos últimamente he luchado pitando partidos por esos campos de dios.

– ¿Que recuerdas con más cariño ?

– Todo el arbitraje, al que he dado dieciocho o veinte años de mi vida, francamente lo quiero.

-¿Te marchas satisfecho?

-Sí , pero me voy con pena, algo dolido por tener que dejar el silbato. Ten en cuenta que es media vida la que se me va.

-En todo tu historial , supongo que habrá mas de una anécdota que contar.

-Muchas. Un día me toco pitar el Motril- Macael  y el delegado de este último equipo, en vez  de traerse las fichas de los jugadores, me llevo los nombres anotados en un papel de envolver. Ante esa circunstancia decidí fotografiarme con los quince jugadores , uno a uno, en la caseta , para luego enviarle las fotografías al colegio de árbitros y demostrar la autenticidad de los que jugaron, ¡menudo olvido tuvo el delegado!.

También tengo una muy bonita , donde se puede demostrar el cariño que le tenía al arbitraje , y le sigo teniendo. En mi casa preparaba yo las maletas y mi mujer también, ella para ir al sanatorio a dar a luz, y yo para para marcharme a Macael , ya que tenía un partido que pitar allí , de primera regional. Fíjate lo que he llegado a ser para mí el arbitraje que deje a mi mujer, a punto de dar q luz, por irme a trescientos kilómetros a arbitrar un partido regional.

Otro día me encontraba como espectador en el campo de Ciudad Jardín para presenciar un partido de torneo bancario. El árbitro era Martin Navarrete, le faltaba un juez de línea y yo salte al campo , vestido de calle , y le auxilie desde la banda con un pañuelo.

-¿Qué le dirías al joven que empieza con el arbitraje ?
– Sobre todo que tenga honradez, que es lo bonito en el arbitraje.

Antonio esta casado y tiene tres hijos , el mayor con veintitres años .

-¿Hay alguno que quiera elegir la carrera del padre?

-¡Qué va ! A ninguno le gusta el arbitraje, tengo uno jugando en juveniles y otro es un forofo del Málaga.

Al mismo tiempo que deja el silbato ha entrado a formar parte de la junta directiva del colegio de árbitros de Málaga , como relaciones públicas del mismo.

Antonio , todo bondad, ha demostrado en sus muchos años  en el arbitraje, su afición y su espíritu  de compañerismo con todos los demás , quienes ahora , como prueba de su amistad , han decidido homenajear, al amigo que se va , aunque seguirá viviendo el arbitraje desde fuera, igual que lo vivió en los terrenos de juego.

Él desde estas líneas, quiere agradecer a todos sus compañeros ese homenaje del que ha sido objeto: » no tengo palabras de elogio para ellos , como árbitros y como personas «.

Antonio ROCHE