En fechas recientes se ha celebrado la entrega de premios en memoria de Vicente Acebedo. Este año la máxima distinción  ha recaído en la figura de Jesús Gil Manzano, como mejor árbitro de la Primera División española durante la temporada 2017-2018. Hace relativamente poco la UEFA  ascendió al grupo de élite a este colegiado tras realizar una de las mejores temporadas de su trayectoria y en breves fechas dirigirá la final de la Supercopa  entre el Sevilla y el Barcelona a celebrar en Tánger.

 En el transcurso del acto también fueron galardonados  Diego Barbero (mejor asistente), Adrián Cordero (mejor de Segunda) y Antonio Luis Cerezo (mejor asistente de Segunda) y es aquí, en donde centramos la atención por la satisfacción que nos produce el justo reconocimiento, una vez más a lo largo de los años, a un componente del Colegio de Málaga, en este caso Diego Barbero, torremolinense por más señas y por sus cualidades más que demostradas, llamado a seguir sumando reconocimientos.

Diego Barbero fue el asistente de confianza del también  malagueño Mario Melero  en segunda división y luego en primera, pero al ascender a la categoría de Asistente Internacional, se vio obligado a dejar ese acompañamiento puesto que solo puede compartir actividad con árbitros internacionales, tarea que viene desempeñando desde hace año y medio aproximadamente.

 Con anterioridad, otros colegiados malagueños ya  alcanzaron  éxitos similares en el escalafón. Recordemos las figuras de Francisco Álvarez Cruz, Jesús Calvo Guadamuro, Victoriano Giraldez Carrasco y ahora Diego Barbero Sevilla a quién felicitamos por este importante logro y le deseamos desde este foro que sigue sobre todo la cercana  actividad arbitral, toda la suerte del mundo para proseguir su excelente trayectoria.

****************************